Arena para Gatos

Ver
Mostrando Todo 8 Artículos

Arena para Gatos

¿De que esta hecha la arena para gatos?

La arena de Gato esta hecha 

  1.       Arena de arcilla para gatos

La típica que conocemos desde hace años. Dentro de las arenas con base de arcilla, sin embargo, existen dos tipos. La primera es la más tradicional y económica que, básicamente, se trata solo de arcilla. Esta es muy efectiva absorbiendo líquido, sin embargo, al no tener un tipo de arcilla aglomerante (es decir, que forme ‘grumos’), la arena se moja con facilidad. Esto hace que no se pueden levantar los restos poco a poco y que deba ser cambiada por completo. Generalmente se cambia diariamente para evitar malos olores.

Las arcillas que sí tienen aglomerantes (conocida como bentonita) permiten formar grumos o aglomerados compactos cuando se mojan. Estos son fáciles de retirar con una pala. Así, uno puede ir reemplazando la cantidad de arena que sacó sin necesidad de vaciar por completo la caja entera. Uno de los inconvenientes de esta arena es que suelta algo de polvo al utilizarla.

  1.       Arena de gel de sílice para gatos

También llamada arena de cristal por su forma y color (parecen pequeños diamantes), la arena de sílice es de tipo sintético y está hecha de silicato de sodio. Este producto es parecido al de las pequeñas bolsitas que podemos encontrar dentro de empaques de comida o medicamentos para absorber la humedad. Es muy absorbente y controla de forma excelente el olor, es aglomerante, produce menos polvo que la arena de arcilla y puede durar hasta 27 días si es que uno separa la parte sucia y la reemplaza. Sin embargo, es más costosa que las otras y al ser sintética hay gatitos a los que no les gusta mucho.

  1.       Arena ecológica para gatos

Las arenas biodegradables son relativamente nuevas en el mercado. Están elaboradas con productos reciclados de papel o con materiales derivados del pino, trigo, maíz, soya, etc. Al ser ecológicas pueden ser tiradas directamente por el inodoro y tienen un olor a madera atractivo para los gatos. También tiene características aglomerantes por lo que es fácil separar la arena utilizada, aunque al ser más delgada puede quedarse pegada en las patas y pelos de nuestros michis.

 

En conclusión, las opciones de arenas para gatos son diversas. ¿Alguna es mejor que otra? Pues, lo cierto es que cada una tiene sus propias oportunidades y desafíos. Lo ideal es que elijas una que se acomode a tus posibilidades, y al estilo de vida y comodidad de tu gato. También puedes ir probando entre una y otra para analizar cuál es la arena con la que tu mascota se siente más a gusto. ¡No hay respuesta incorrecta!